Blogia
Novela Conjunta

Un objetivo primario de una subjetividad absoluta (Carlos Pujol)

Un objetivo primario de una subjetividad absoluta (Carlos Pujol)

 A menudo se eligen nombres inciertos aludiendo a la ambigüedad íntima de los personajes, pero en general no hay normas, se tantea en el vacío; como el ladrón que va probando combinaciones en la caja de caudales hasta que oye un chasquido, y entonces comprende que aquello se va a abrir. Es cuestión de oído, de sensibilidad en las yemas de los, de años de práctica en desvalijar a los otros.

 El resultado no siempre es feliz, pero se busca un objetivo primario y de una subjetividad absoluta: convencerse a uno mismo de que aquellos nombres, en aquellos casos concretos, suenan a verdad. ¿A qué verdad? Pues, qué le vamos a hacer, a la propia, cuando se escribe una novela se dispone de poco más. Los nombres no son la novela, pero sí las banderitas que agitará cada personaje en el curso de la narración.

Carlos Pujol

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres